sábado, 31 de enero de 2015

Percepciones de un especial. Conclusión de Brandon Sanderson Infinito


Si habéis seguido el especial día a día habréis visto que hemos intentado tocar todos los palos posibles que tuvieran que ver con el autor. Brandon es un autor que engaña. Por una parte parece fácil sacar información sobre él, como si fuera superficial. Acceder a un par de páginas web te facilita una cantidad de información impresionante y no muy complicada de entender. Pero a la vez, esa cantidad de información da mucho a la especulación, algo que a mi parecer es una estrategia muy inteligente del autor. Conseguir que sus lectores se obsesionen en cierta manera con sus obras le facilita un público fiel que va a leer y comprar todas y cada una de sus novelas. Las cuidadas ediciones incrementan el coleccionismo (cierta saga en tapa dura, la otra con las portadas de Gollancz, ahora la otra reedición) y sin darnos cuenta tenemos más de 20 novelas del autor ocupando varias baldas de nuestra estantería. Por otra parte Sanderson es un autor tremendamente inteligente que conoce a la perfección lo que es sentirse lector (ha dicho en varias ocasiones que él creció leyendo La Rueda del Tiempo) y por esta razón sabe cómo complacer a este mismo. Tengo la sensación de que no es oro todo lo que reluce y muchas cosas de Cosmere que hemos comentado por aquí o que ni siquiera hemos llegado a comentar, se aguantan demasiado por el fino hilo de cuadrarlo de forma apurada.

viernes, 30 de enero de 2015

¿Qué nos depara Sanderson? Teorías y Spoilers


Nota: Este artículo contiene un alto grado de spoilers y especulaciones sobre futuras escenas de las novelas. Puesto que el artículo se ha realizado sobre las novelas en versión original, no hemos traducido los fragmentos ni los hemos contrastado con la traducción al español. Si alguien quiere conocer dónde aparecen estos fragmentos en la versión publicada en España, puede preguntar en los comentarios.

Seleccionar qué decir y qué no para el especial ha sido difícil. Por un lado queríamos introducir el Cosmere y  por otro queríamos mostraros lo vasto e interesante que es. Pero hacerlo bien es complicado. Por un lado no todo el mundo ha leído todas las obras de Cosmere con lo que muchas cosas no podríamos comentarlas por contener spoilers. Por otro lado, Sanderson tiene un ritmo imparable y tardaríamos más de un mes en explicar todo lo esencial. Lo bueno del ritmo de escritura de Sanderson, no sólo publica más de un libro por año, es que va acompañado normalmente de todo un conjunto de cosas que hacen que el Cosmere se actualice constantemente, sin la necesidad de que un libro explique o confirme algo.

jueves, 29 de enero de 2015

Los libros de Alcatraz: un logro desperdiciado


Pocos escritores de fantasía actuales pueden alardear de mantener una productividad tan elevada como Brandon Sanderson. Tal vez sólo Michael Moorcock, famoso por tardar entre tres y diez días en escribir sus primeras novelas, pudiera superar la sobrehumana velocidad de Sanderson para hilvanar novela tras novela —o novela junto a novela, dado como las escribe en paralelo— cual  in your face dirigidos a otros dos populares y lentos escritores de fantasía épica a los que quizás no haga falta nombrar. Y sin embargo, lo milagroso no es su velocidad, si no que a pesar de ella consiga demostrar con sorprendente frecuencia que puede llegar a convertirse en uno de los escritores de fantasía más interesantes del panorama. Lo que Sanderson ejemplifica, al menos para mi, es que la comercialidad no es incompatible con la calidad ni esta con la diversión. Sus puntos fuertes no están en el estilo si no en la capacidad de trabajar la trama y las escenas, especialmente las de acción. A cambio, muchas de sus obras son reelaboraciones del esquema clásico de Campbell y tiene un cariño, tal vez excesivo, por un elenco de personajes genéricos que recicla una y otra vez. Uno de los valores de la saga de Alcatraz que comentaremos en este artículo es, precisamente, la voluntad de alejarse de sus planteamientos habituales, aunque ya veremos que el proyecto se desinfla después de un comienzo magnífico.

miércoles, 28 de enero de 2015

Sixth of the Dusk de Brandon Sanderson


Brandon Sanderson es un autor versátil que de una pequeña semilla construye un universo completo y profundo. El autor ha estado publicando estos últimos años varias novelas cortas de las cuales ya hemos hablado aquí (Legión, El alma del emperador, Legion: Skin Deep) formato en el cual parece que lleva tan bien como los grandes tomos de fantasía épica (cliché que suele aportar pensar en una novela de fantasía épica). Sixth of the Dusk es una novela corta corta (novella en inglés) publicada dentro de la antología Shadows Beneath: The Writing Excuses Anthology. No os puedo dar mucha información sobre el tomo al completo pues he ido directo a leer la aportación de Brandon, pero sí os puedo dar algunos detalles. En Shadows Beneath participan Mary Robinette Kowal, Dan Wells y Howard Tayler, además de Sanderson. Estos cuatro autores forman el Writing Excuses del cual Sergio ya nos habló en esta publicación. La antología junto a los cuatro relatos se compone de transcripciones de sesiones de lluvia de ideas, de comparaciones de borradores y textos definitivos,  y demás artículos que tienen relación con Writing Excuses y el proceso creativo.

martes, 27 de enero de 2015

El punto de vista de los ilustradores


De Brandon Sanderson no solo podemos destacar su trabajo personal. A su alrededor hay un equipo impresionante de personas que logran sacar brillo a su trabajo, pulirlo y añadirle detalles para hacerlo deslumbrante. Su equipo personal formado por su mujer y algunos amigos cercanos forman el Team Sanderson, pero no vamos a hablaros de este fantástico equipo. El apartado gráfico de las novelas de Sanderson no solo es un trabajo excelente, es un detalle más a tener en cuenta cuando hablamos por ejemplo de Cosmere, como ya os contamos en el artículo sobre Hoid. Además parte del éxito de las novelas de Sanderson se debe a los excelentes ilustradores con los que trabaja (alguno de ellos de los más cotizados y menos accesibles del mercado anglosajón). El artículo es largo, pues son tres entrevistas y suman un total de 4000 palabras. Hemos querido traeros las declaraciones de algunos de los ilustradores que han trabajado o trabajan para Sanderson y que amablemente han respondido a nuestras preguntas (algunos de ellos, como Foster, incluso estando mal de salud). Nuestra intención era recoger las respuestas más interesantes y hacer la publicación pero… ¡Todas son realmente interesantes! Por lo que os dejamos con las entrevistas íntegras a Ben McSweeney, Michael Whelan y Jon Foster.

lunes, 26 de enero de 2015

Brandon Sanderson y La Rueda del Tiempo


Todos los géneros literarios tienen obras que, sin duda, son reconocidas al instante y creo poder decir sin miedo a que mucha gente me contradiga que La Rueda del Tiempo es una de esas obras para la literatura fantástica.

La Rueda del Tiempo se trata de una saga de libros, que varía entre los catorce volúmenes en la publicación original en inglés y los veinte de la edición definitiva en español publicada por Timun Mas, escritos por Robert Jordan. No obstante, ante la muerte de este, su viuda Harriet, eligió a Brandon Sanderson para que concluyera la saga con las notas de su marido en parte porque era un gran fan de las novelas de Sanderson, en parte por un texto que el autor publicó en su blog autor a raíz de la muerte de Jordan. Así pues, armado con algunos fragmentos escritos por Jordan, las notas del mismo de toda la saga y junto a la supervisión de Harriet y los asistentes de Jordan, Sanderson terminó La Rueda del Tiempo en tres libros: La Tormenta, Torres de Medianoche y Un Recuerdo de Luz.

domingo, 25 de enero de 2015

El Rithmatista de Brandon Sanderson


El Rithmatista da inicio a una nueva saga (por si hubiera pocas) por parte del autor de Nebraska. En este caso es la tercera saga que Sanderson dedica a un público juvenil (tenemos Steelheart como Crossover y Alcatraz, más juvenil) y como en el caso de las otras dos mencionadas, vuelve a ambientar su saga en tiempos modernos, en este caso algo anterior ya que estamos hablando del siglo XX. Sanderson se muestra cómodo con todo tipo de públicos y estilos y El Rithmatista es un claro ejemplo de ello, ya que aún siendo una novela dirigida a un público mucho más concreto, la frescura de la narración hace que cualquiera pueda disfrutar de ella.

En El Rithmatista, Sanderson nos presenta un mundo análogo al nuestro, salvando las distancias, dónde existen personas capaces de dar vida a seres bidimensionales hechos con tiza con los que libran batallas (entre otras cosas). A estos “magos” se les llama Rithmatistas. Y lo interesante de la novela es precisamente que el protagonista no es uno de ellos. Joel  admira a los Rithmatistas más que nada en el mundo. Estudia los tipos de Tizoides, los seres bidimesionales de tiza, las estrategias, los nombres de los mejores Rithmatistas, sus historias, su linaje familiar...Es un friki del tema. Joel, a pesar de todo, le encantaría ser uno, pero se conforma con estar cerca de ellos y sueña con que un día sus habilidades Rithmaticas aparezcan. La suerte que tiene es que estudia en un colegio donde van los jóvenes aprendices de Rithmatista, con lo que siempre está espiando lo que hacen. Y justo después de cierto accidente y desapariciones de jóvenes Rithmaticos  será Joel, con todo su ingenio y su alto conocimiento sobre la magia Rithmatica, quien prestará ayuda en las investigaciones.

sábado, 24 de enero de 2015

El aliento de los dioses de Brandon Sanderson


Ediciones B publicó El aliento de los dioses (título en inglés: Warbreaker) en su colección Nova en 2011, con prólogo de Miquel Barceló y traducción de Rafael Marín. Esta novela autoconclusiva de Brandon Sanderson originalmente había visto la luz en 2009, cuatro años después de que Elantris, su primera obra en el mercado, fuera publicada con una gran acogida por parte del público. A pesar de que el mismo Brandon Sanderson afirma que los planteamientos de ambas novelas son similares, El aliento de los dioses no ha tenido la misma repercusión que Elantris a nivel de premios y crítica. Y es una pena, puesto que El aliento de los dioses funciona de maravilla como introducción a la obra del autor. Tiene la prosa pulida característica de Sanderson (con giros argumentales más trabajados que en Elantris) y trata algunos de los temas comunes de su obra: el choque cultural o de clases, el crecimiento personal del héroe, el individuo convirtiéndose en símbolo y los matices de la fe.

Partiendo de cuatro puntos de vista distintos, El aliento de los dioses trata la historia de dos países, dos hermanas, un hombre-dios, un luchador misterioso y una espada mágica. La novela empieza con Dedelin, el monarca de Idris, que ha criado a su hija Vivenna en la obediencia y el respeto para enviarla a un país enemigo, con el fin de que se case con Susebron, el temido rey-dios de Hallandren, como acordaron los dos países enemigos en un tratado de paz. Sin embargo, cuando llega el momento, Dedelin decide sacrificar en su lugar a la joven y alocada Siri. Vivenna, dispuesta a cumplir con su destino y a salvar a su hermana, viaja a T’Telir, capital de Hallandren, donde intenta encontrar inmigrantes de Idris que la ayuden en su misión. La historia de ambas hermanas, enmarcada en el conflicto entre hallandrenses e idrianos, se verá entrelazada con la de dos hombres. Por un lado, con los deseos de Sondeluz, un Retornado de la Corte de los Dioses, hombres convertidos en divinidades. Por otro, con los designios del misterioso Vasher, que utiliza sus poderes biocromáticos para animar objetos y sobrevivir en las calles de T’Telir, acompañado de la espada parlante Sangre Nocturna.

viernes, 23 de enero de 2015

Legion: Skin Deep de Brandon Sanderson


Una de las novedades literarias que más hype me generaban este 2014 era la salida de la secuela de la novela corta Legión. Legion: Skin Deep salió de forma gratuita durante una semana para audiobook si hacías un preorder, por lo que no puedo decir que haya “leído” la novela. Es cierto que para esta reseña he releído algunas partes del libro, pero en general mi experiencia con esta obra ha sido de forma auditiva. Legion: Skin Deep doble en cantidad de palabras a su predecesora Legión. Aunque en el mundo anglosajón se la sigue considerando novella (equivalente a novela corta en España).

Ni médicos, ni psicólogos, ni familiares o el propio Stephen Leeds pueden definir qué es él. La palabra “loco” o “esquizofrénico” suena a menudo, pero el propio protagonista sabe que no lo está, y certificados médicos lo corroboran. Stephen Leeds no tiene múltiples personalidades, tiene lo que él llama “Aspects”. Los Aspects de Leeds son una parte imaginaria de él, pero que le ayudan a interactuar con el mundo a su alrededor: Ivy le ayuda en situaciones de ámbito social o J. C es exmilitar que trabaja de guardaespaldas. Leeds no tiene habilidades especiales ni una inteligencia desbordante. Su trabajo como detective privado lo desempeñan en gran parte, sus Aspects. Pero a diferencia del resto de la gente, que no ve a los Aspects, Leeds los trata como a personas normales que están allí. Por ejemplo, en una escena acude a un restaurante y necesita una mesa donde todos ellos puedan sentarse, aunque a ojos de los camareros las sillas estén vacías. De hecho pide comida para todos ellos (los ocho que aparecen en esta novela).

jueves, 22 de enero de 2015

Legión y El alma del emperador de Brandon Sanderson


Brandon Sanderson ha demostrado ante el público anglosajón que no necesita escribir novelas de más de mil páginas para contar una buena historia. Con su ganadora de un Hugo a la Best Novella (2013), The Emperor’s Soul (El alma del emperador), tenemos un gran ejemplo, además de Legión, novela publicada en un mismo volumen junto a la anterior mencionada. Aunque en español sólo tenemos estas dos novelas cortas, en inglés hay un surtido bastante más amplio, además de contar con relatos cortos que complementan las novelas y que por desgracia nos estamos perdiendo en el mercado español. Legión se publicó en agosto de 2012 (Subterranean Press) y The Emperor’s Soul se publicó en marzo de 2012 (Taychon Publications). No fue hasta un año después, en marzo de 2013, que ambas novelas se publicaron en UK, de la mano de Gollancz en tomos separados, para pocos meses después, en agosto, salir una edición con ambas novelas cortas en un mismo volumen. Este volumen es el que se publicó en abril de 2014 en España, por Fantascy y con traducción de Rafael Marín.

Son dos novelas cortas con temáticas, argumentos e historias totalmente diferentes y que no se relacionan entre sí. En Legión nos encontramos con Stephen Leeds que nos contará sus tejemanejes en primera persona. Leeds es un hombre muy rico debido a su principal tarea, detective privado. Tiene cierto don o habilidad: diferentes personalidades con diferentes habilidades cada una que le asisten en sus casos. Un exmilitar, un historiador, una experta en idiomas,… Estas personalidades son nombradas en diferentes casos como alucinaciones, aunque Leeds repite en varias ocasiones que él no las considera alucinaciones. Diferentes exámenes médicos y psicológicos han demostrado que no tiene ningún tipo de trastorno. Además él alardea de cierto control sobre estas alucinaciones a las que él llama Aspects. La historia abre el tomo donde están las dos novelas cortas y fue el que más me entusiasmó de ambos. No por profundidad ni por el relato, sino por lo que esta historia puede llegar a ser.

En Legión el tono de la narración es perspicaz y cínico. Leeds es un tipo muy normal con una personalidad plana, pero sus aspects no. Sus alucinaciones tienen una personalidad muy fuerte, definida por sus profesiones o habilidades, a menudo con un pasado (que intuimos ficticio) y otro tipo de “pasado” junto a Leeds que continuamente sacan a la luz para recordar hazañas conseguidas por ellos. Otro de los aspectos positivos de Legión es la ambientación de fantasía urbana o incluso de ciencia ficción (esto quizá más en la segunda novela que en esta primera), con casos que rozan lo pseudocientífico (como una cámara fotográfica que capta el pasado histórico de ciertos lugares). Legión es un relato que sabe a poco pero que deja con ganas de más y donde Sanderson demuestra que sabe tocar todos los palos con maestría.

En cambio El alma del emperador es una novela de fantasía y aunque hay quien difiere de clasificarla como fantasía épica (es cierto que no reúne muchos de los elementos) sí tiene una ambientación pseudomedieval. Nuestra protagonista, Shai, es una falsificadora (Forger, en inglés) que usa un tipo de magia llamada falsificación (Forgery). En el relato, Shai es prisionera en las mazmorras reales y recibe un contrato, puede escoger entre cumplirlo o morir. Ese contrato dice que debe crear un sello mediante la falsificación, copiando el alma del emperador fallecido para que este pueda “volver a la vida”. El relato, ligeramente más largo y denso que el anterior, narra la fabricación de este sello por parte de Shai y todos los contratiempos y debates morales que sufrirá la protagonista.

El alma del emperador está ambientada en el mundo de Elantris, novela que ya reseñamos en el especial. Es posible que este detalles se pase por alto, pues en la novela no se menciona nada que pueda dar a entender este detalle y no existe apenas ningún elemento claro que lo demuestre. Tanto Elantris como El alma del emperador suceden en el planeta Sel, y como ya hemos contado con anterioridad este planeta es parte del Cosmere de Sanderson. En El alma del emperador tenemos la falsificación (Forgery) que proviene de las mismas shards que las tres magias de Elantris, Devoción y Dominio (Devotion y Dominion). Apenas existe más relación que esta para relacionar ambas novelas entre sí y después con el Cosmere. El alma del emperador sucede treinta años después de  Elantris aunque la (poca) ambientación que vemos sigue siendo pseudomedieval. En esta novela corta además de la falsificación se nos presentan otros tipos de magia: sello de sangre (Bloodsealing), sello de alma (Soulstamp), no-muertos, mascotas o monstruos (Skeletal), piedra de alma (Soulstone) y Marcas de esencia (Essence Mark). 

La narrativa de Sanderson empleada en esta novela está muy trabajada y depurada. Es un relato de apenas más de cien páginas con una gran cantidad de información condensada y un relato que se puede volver denso en ciertas ocasiones pero que derrocha imaginación y pura fantasía. Uno de los mejores relatos que he leído en mucho tiempo y que a estas alturas he releído hasta tres veces. Legión y El alma del emperador es un tomo imprescindible para los que os consideréis lectores de fantasía, pero también es imprescindible para todos aquellos curiosos que busquen una lectura apasionante, sorprendente, original y bien narrada. Un tomo que debería descansar en las estanterías de cualquiera que se haga llamar Lector.


miércoles, 21 de enero de 2015

Mitosis y Firefight [Reckoners] de Brandon Sanderson


Nota: Esta reseña contiene spoilers de Steelheart, el primer volumen de la saga Reckoners.

En una entrevista sobre la salida de Firefight le preguntaron a Sanderson si notaba un aumento de su público adolescente leyendo sus novelas para lectores más adultos. Sanderson dijo: La fantasía  ocupa ese extraño lugar en la literatura donde es muy difícil dividir entre libros para “adolescentes” y libros para “adultos” a pesar de las portadas. Recuerdo descubrir este género siendo adolescente y no me importaba mucho a la audiencia a la que estaba dirigida. Y es que decir que Steelheart es juvenil es quedarse muy corto.

Pero no hemos venido a hablar de públicos. Steelheart, el primer tomo de la saga Reckoners, acaba de forma algo abrupta. David termina uniéndose a los Reckoners tras su gran hazaña de no solo sobrevivir al Épico más poderoso que se conocía hasta el momento, sino de acabar con él con sus propias manos. Junto con Steelheart se lanzó de forma gratuita un relato corto llamado Mitosis que complementaba la primera novela. Este está en descarga gratuita tanto en digital como en audiobook. En Mitosis se narra lo que para mí es el verdadero final de Steelheart, las consecuencias de la muerte de Steelheart en NewCago. En Steelheart el final es bastante abierto, ¿qué ocurre una vez muere su tirano? ¿Qué harán los Reckoners? En Mitosis se resuelven estas preguntas y ofrece continuidad a la novela, de hecho, un final mucho más digno. En Mitosis aparece un Épico llamado Mitosis (su nombre ya da pistas de su poder, se puede multiplicar) que desea matar a David ya que no se puede creer que un simple humano acabara con la vida del Épico más poderoso. En el relato nos mostrarán cómo los Reckoners se organizan tras la muerte de Steelheart y qué consecuencias trae esa acción, la más importante de ellas, la afluencia de Épicos a NewCago con la intención de acabar con ellos.

En una entrevista a Sanderson sobre Firefight le preguntaron si habría muertes importantes a lo que Sanderson respondió: Sí, muchas. Muchas malas metáforas de David que también son igual de dolorosas. Y esto es totalmente cierto. A menudo es irritante encontrar al personaje en medio de una situación tensa o muy interesante y ver como durante una página o dos se va por las ramas elucubrando sobre una mala metáfora.

En Firefight la historia continúa donde lo dejamos en Mitosis. En este caso, un Epic (y aquí paso al inglés ya que la novela no está traducida, todavía) llamado Sourcefield ocupa el lugar de Mitosis de hostigador de los Reckoners. La novela empieza con la pelea contra el Epic y las dosis de acción consiguen que leamos las primeras cincuenta páginas de una sentada. Firefight da nombre a la Epic que conocemos en Steelheart. Firefight es miembro de los guardaespaldas de Steelheart, pero hacia el final de la primera novela descubrimos que se trata de Megan, miembro de los Reckoners y cuyo papel no queda claro en el momento en que muere. Hacia el final descubrimos que su poder, entre otros, es el de reencarnarse, pero parece cambiada y ella desaparece. David se obsesiona con ella, obsesión que dura en este segundo volumen.



David, Prof y Tia viajan a Babylon Restored, una ciudad dirigida por una Epic llamada Regalia cuyo poder es el de manejar el agua. Toda la ciudad está sumida en el mar y tan solo las terrazas de los edificios más altos sirven de hogar para los habitantes del lugar. Allí tendrá lugar la acción de la novela. Si en Steelheart el contexto era una ciudad completamente de acero, aquí pasamos a otra totalmente sumergida y cuyos edificios brillan por la noche con un extraño fulgor amarillo.

La narración es firme y el ritmo trepidante. Excepto algunas ocasiones, vamos a tener acción continuamente y momentos realmente tensos. Mientras escribo esta reseña, FOX ha anunciado que ha comprado los derechos de Steelheart, e imaginarme las escenas de acción de la novela en la pantalla me pone los pelos de punta. Quizá FOX no sea HBO, pero si la serie llega a buen puerto, puede ser un bombazo.

Si tuviera que destacar algo negativo de la novela sería esa alergia que tiene Sanderson por el lenguaje. Como un canal de televisión que censura los pechos y las palabras malsonantes pero pone contunamente escenas de guerra, Sanderson sustituye todos los “shit” o “fuck” por “Sparks”. Todos los personajes dicen sparks cuando deberían maldecir. Esto es algo que molesta y en algún momento me cortó el ritmo de lectura. Entiendo que Sanderson dirija este libro a un público juvenil, pero no lo que no comprendo es por qué los trata de niños. Los adolescentes que van a leer este libro han escuchado tantos insultos que podrían llenar todas las páginas de la novela con ellos. Han visto tanto sexo en internet y tanta muerte en televisión que no creo que se sorprendiera por ver una escena algo más “salidita” de lo normal. A pesar de ello Sanderson se controla y no pone escenas explícitas de ningún tipo. Ni muertes, ni sexo, ni insultos. Nada. No creo que desmerezca la obra hasta cierto punto, pero es algo que le falta a las obras de Sanderson. Un punto de crudeza.

Firefight. Ilustración de Marina Vidal. (Espectacular y perfecta
para la portada española del libro si acaba saliendo).

Hay una declaración de Sanderson que quiero compartir con vosotros. “Conducía por una carretera en West Virginia y llegaba tarde a una firma de libros cuando un coche se cruzó. Normalmente tengo la cabeza muy fría cuando conduzco, pero estaba estresado y llegaba tarde y en ese momento me imaginé aquel coche explotando. Fue un efecto especial genial: el coche dando vueltas de campana, humeando y mi coche derrapando. En ese momento tuve el presentimiento de que tenía superpoderes y que podía usarlos para hacer explotar el coche de la gente que me incordiaba. Fue aterrador, ya que mi trabajo principal es explorar gente que interactúa con dichos poderes, aunque en un contexto de fantasía épica. Me pregunté si tener poderes me corrompería. ¿Sería, en vez de un héroe, un villano? Así respondía Sanderson cuando le preguntaron cuándo tuvo la idea para la saga Reckoners. Da un poco de miedo encontrarnos ante un autor que en un viaje de avión te escribe una novela corta y en un “casi accidente” tiene la idea para escribir una saga entera.

Uno de los aspectos que más destacan de la novela es esa reinvención del término superhéroe. Quizá todavía no tengamos esa "magia científica" de Sanderson pero ya van asomando detalles que auguran una explicación y unas reglas para esos poderes asombrosos. Firefight mejora en muchos puntos lo que Steelheart empieza. Los personajes cobran profundidad, en especial algunos de los Reckoners. La trama se vuelve más oscura, mientras David se plantea qué es lo que está bien. Una vez que ha cumplido su venganza, le preocupa su motivación. ¿Se trata de matar por matar? Además las motivaciones de otros Reckoners se volverán difusas, creando un ambiente hostil entre ellos. El personaje de Firefight crea algunas de las escenas más interesantes. ¿Por qué los Epics se corrompen? ¿Qué es Calamity? Firefight arroja luz sobre algunas de estas preguntas aunque surgen nuevas cuestiones a resolver. El final de la novela mejora en cuanto a Steelheart. Recomiendo empezar la saga Reckoners y sobre todo seguir después de Steelheart con esta novela. Una digna continuación de su predecesora. Acción, acción y más acción. Superhéroes que son supervillanos y pequeños héroes que sólo tienen su astucia para salir del aprieto. Una gran novela para aquellos que están intimidados por las palabras "saga" y "fantasía" pero quieran probar algo del autor. Una vez terminéis Steelheart devoraréis Firefight.


martes, 20 de enero de 2015

Brandon Sanderson y la Escritura Creativa


El pasado año el periodista Ernest Alós (@ernestalos) definió a Brandon Sanderson como un “atleta de la escritura”. Se refería a que el autor de Nebraska dedica diez horas diarias a su práctica, y a que a día de hoy, con una treintena de obras publicadas, sigue siendo su principal afición. Sin embargo, en mi opinión, la metáfora resulta acertada a muchos otros niveles, ya que ofrece una visión muy clara de la manera en que Sanderson entiende ‘el ejercicio de la escritura’.

Y para muestra un botón.

“Recomiendo que empiecen a ver más la escritura como un habilidad que como un arte”, dice Sanderson en la primera clase de un seminario de escritura que imparte desde hace años en la Universidad de Brigham Young. Gracias a la magia de Internet, las clases pueden seguirse (en perfecto inglés, eso sí) en un canal de Youtube llamado ‘Write About Dragons’ que suma más de 8.750 suscriptores y un millón de visualizaciones. En total, hay 15 lecciones impartidas en el año 2013, divididas en más de un centenar de episodios, y más de una docena de conferencias ofrecidas durante año 2012, también fraccionadas en videos breves, sobre aspectos tan variados como la construcción de mundos literarios, la venta de los derechos de traducción de una novela, cómo conseguir agente o incluso las leyes de la magia desarrolladas por el propio Sanderson y que ya han aparecido en este mismo blog. Se puede consultar un índice con enlaces a todos estos en la página del mismo nombre.

lunes, 19 de enero de 2015

Words of Radiance [The Stormlight Archive #2] de Brandon Sanderson


No creo que nadie se esperase esta reseña, pero tanto mi compañero Dídac como yo no podíamos dejar que este especial no tuviera una entrada dedicada a Words of Radiance. El libro no verá la luz en nuestras librerías hasta verano de 2015 (si todo va bien), pero cuando le comentamos la idea a nuestro anfitrión nos dio el visto bueno sin pensarselo dos veces. Sabemos los peligros que puede conllevar hacer esto, pero no temáis, tan solo hay spoilers del primer libro de la saga y no del segundo.

Words of Radiance retoma la acción justo en el punto en que terminó el primer volumen; El Camino de los Reyes; Por un lado tenemos a Kaladin descubriendo sus nuevas habilidades mientras él y los del puente cuatro se convierten en la guardia personal de Dalinar Kholin. Por su lado, Dalinar, descubre el verdadero significado de sus visiones, las cuales le llevarán a intentar tomar las riendas del juego político con los Altos Príncipes y de la guerra contra los Parshendi. Shallan y Jasnah ajenas a todos los problemas que hay en  las Llanuras Quebradas, se embarcan hacia allí para poder encontrar no solo uno de los mayores secretos de los antiguos Caballeros Radiantes sino también el de los Vaciadores y su relación con los Parshendi. Mientras tanto los Parshendi  buscan la forma de terminar la guerra de una vez por todas.Y por si fuera poco el Asesino de Blanco vuelve a tener un objetivo.

domingo, 18 de enero de 2015

El Camino de los Reyes [The Stormlight Archive #1] de Brandon Sanderson


Aunque es considerado desde hace algunos años un referente indiscutible dentro de la literatura fantástica, el nombre de Brandon Sanderson siempre ha ejercido sobre mí una especie de magnetismo inverso. Que tuviera tanto el privilegio como la responsabilidad de ser elegido para poner punto y final a la emblemática saga de Robert Jordan La Rueda del Tiempo tampoco fue un aliciente que bastara para transformar mi reticencia inicial en un interés eufórico y repentino por su obra. Sin embargo, la publicación en castellano de Legión y El alma del emperador sí consiguió lo que entusiastas e insistentes recomendaciones previas no habían logrado hasta el momento: me picó el gusanillo. Y como Brandon Sanderson es un señor que al parecer solo gusta de escribir historias monstruosamente largas, decidí lanzarme -cuesta abajo y sin frenos- a por su novela de mayor envergadura.

sábado, 17 de enero de 2015

Steelheart de Brandon Sanderson


Confieso que me gustaría echar un vistazo a la agenda de Sanderson. Su capacidad para programar y cumplir perfectamente con sus fechas de trabajo me deja pasmado. En su web podemos ver el progreso de las novelas que está escribiendo ahora mismo (cinco al mismo tiempo) y podemos seguir su gira de presentación de Firefight, segunda parte de la saga Reckoners. Sanderson no solo escribe rápido y bien, sino que cumple con todas las fechas que se propone, algo por lo que los fans le respetan y que no suelen encontrar en otros escritores. El autor es transparente en cuanto a sus tareas y sus proyectos y el lector y fan del autor puede contar los días con calma hasta el siguiente libro.

Sanderson acaba de publicar la segunda novela que sigue a Steelheart, su saga dirigida a un público Young Adult (Joven Adulto) llamada Firefight (ojo que el propio título lleva un spoiler cargado) y entre estas dos hay un relato titulado Mitosis.

Steelheart nos narra en primera persona, la historia de David, un chico normal que vio como Steelheart, el épico más poderoso conocido hasta el momento, asesinaba a su padre ante él. Desde ese momento jura venganza. En Chicago (ahora llamada Newcago) mandan los Epics (épicos), seres con superpoderes que se comportan como villanos, asesinando y aterrorizando a todo el mundo. El villano principal es Steelheart, inmortal, inmune a cualquier cosa, con una fuerza sobrehumana y con la habilidad de convertir todo aquello que toca en acero. David estudia a los Epics y a los Reckoners, un pequeño grupo que se dedica a asesinar a estos épicos urdiendo grandes planes. Los Épicos consiguen sus poderes a partir de la llegada de Calamity, un satélite que orbita la tierra y cuya aparición es todo un misterio, tal que los poderes adquiridos por los Épicos.

Steelheart es una novela dirigida a un público más juvenil y por ello tendremos elementos que la destacan ante este género: un protagonista adolescente, una trama con mucha acción, además de un detalle que suelen compartir las novelas dedicadas a este público: un grupo que quiere derrocar a los que tienen el poder. Aunque este elemento es más común en las novelas de Sanderson. En Steelheart el autor repite esquemas que hemos visto en otras novelas: el villano principal es inmortal y es el tirano de una ciudad o país (en este caso de Newcago), el protagonista es un don nadie que a partir de habilidades conseguidas con mucho esfuerzo consigue destacar, hay un grupo que ayudará al protagonista planeando un golpe contra la figura totalitaria y que actúan de forma clandestina, la sensación abrumadora de que el enemigo es mucho más poderoso y mucho más inteligente para luego darnos cuenta de que esto es falso, la evolución del protagonista dentro del grupo, las escenas de acción, los cliffhangers y por supuesto el final, incluso la propia estructura de la novela, que recuerda demasiado a El imperio final en su desarrollo.

Sanderson tiene dones y carencias, pero sus puntos positivos son tan potentes que es complicado apreciar lo negativo. Las escenas de acción son excelentes, el ritmo de la novela estable y muy fluido y los diálogos, eso tan olvidado por tantos escritores son dignos de leer en voz alta, hilarantes y llenos de humor y chispa. Los personajes son más profundos que en otras novelas y la imaginación para crear nuevos Épicos es desbordante. Uno de los puntos fuertes de la novela son los Épicos. Al puro estilo de cómic de superhéroes pero con un detalle añadido, usar los poderes te corrompe y te vuelves mezquino. Por lo que no existen superhéroes, y los humanos normales deben combatirlos con armas mundanas. Toda una vuelta a la tortilla.

En este artículo Sanderson nos habla de por qué es tan complicado crear una novela con superhéroes: “Siempre supe que acabaría haciendo una serie de novelas basada en superhéroes. Todo mi trabajo es un producto de mi pasión de coger las historias de la cultura pop e intentar hacer algo innovador con ellas. […] Nacidos de la bruma surgió de querer una historia donde el héroe fallara al salvar el mundo.” Además cuenta que El camino de los reyes surgió en parte de su deseo de ver como las enormes armas que suelen salir en las portadas de libros de fantasía y que parecen más incómodas de llevar qué otra cosa, eran útiles en batalla. Sanderson empezó a escribir Steelheart al imaginar qué ocurriría si los superpoderes corrompieran a la gente de tal forma que dejaran de ser héroes. Sanderson dice que una vez que se sienta a escribir, la idea se desarrolla muy rápido planteándole preguntas: “¿Qué tropos debo incluir y cuáles evitar? ¿Cómo puedo caminar por el borde entre respetar la fuente original de inspiración y mi intención de innovar? Es más, consideran la larga historia de los cómics, ¿cómo puedo innovar? Estas eran preguntas complicadas para mí. Hacer una novela en vez de un cómic o novela gráfica sobre superhéroes no es una innovación. Por citar el mismo ejemplo que da Sanderson en el autor: Soon I Will be Invincible de Austin Grossman ya explora esta idea.

Para Sanderson hay elementos de los superhéroes que deben ser adaptados a la novela. “Las escenas de pelea son un gran ejemplo de esto. Aquí un cómic tiene mucho más en común con una película que con los trabajos de prosa. He leído muchos cómics donde la acción parecía sacada de una película de Jackie Chan, cada golpe era interesante y emocionante de ver. Este tipo de trabajo no funciona en prosa. “El ritmo en la forma de contar la historia es diferente; prosa con golpe tras golpe acaba siendo tremendamente aburrida. Al mismo tiempo en prosa tengo que preocuparme por los efectos especiales o  lo que el ilustrador puede o no dibujar. Cada escena puede ser impresionante, tanto como quiero que lo sea.”

Sanderson dice que hay otra gran diferencia: la creación de personajes. En un cómic están muy limitado por las viñetas dedicadas a esto, tu personaje mientras está teniendo una conversación, el dibujo puede mostrar escenas importantes que el lector puede interpretar, de forma que se evita tediosas descripciones. “En muchos tipos de prosa las descripciones y contexto necesitan ser filtradas por los ojos del personaje. En lo que se fijan es en lo que nos fijamos nosotros. Por lo que si hiciera que cada batalla ocurriera en un contexto asombroso, el libro se hundiría en una confusión de descripciones”

El conocimiento de Sanderson de su escritura en el momento de escribir esta novela es muy amplio y se nota tanto en las impresionantes escenas de acción, claras y directas, como en las descripciones. No veremos escenas de acción confusas en ningún momento y de hecho, muchos comparan la lectura de esta novela con una película.

Considero un acierto no traducir los juegos de palabras que usan como nombre los Épicos. Creo que algunos como Steelheart (Corazón de acero) podrían haber funcionado muy bien, pero hay algunos que tienen nombres complicados y podría haber salido una pequeña chapuza de ahí. Aplaudo a la editorial y al traductor por la decisión de dejar los nombres originales. Sí, están en inglés. Y sí, sus nombres tienen que ver con sus poderes, pero no hace falta ser un experto en el idioma para entenderlo.


Steelheart es una gran novela que voy a recomendar a todo aquel que quiera empezar a leer a Brandon Sanderson pero no se atreva con sus grandes novelas de casi ochocientas páginas. Steelheart puede ser un inicio para neófitos al autor, una puerta hacia otras obras del mismo o incluso otros autores menos conocidos.



viernes, 16 de enero de 2015

¿Y eso de qué libro lo has sacado?


¿Y eso de qué libro lo has sacado?
Cosmere en las novelas.

Nota: este artículo puede contener algún spoiler, aunque leve, para poder explicar ciertos conceptos.

A medida que voy conociendo a gente que lee la obra de Sanderson me doy cuenta de que el Fandom español y el inglés son sumamente distintos. Me explico. Cuando suelo comentar cosas sobre el Cosmere puedo obtener dos tipos de respuestas: el primer tipo pertenece a gente que sabe lo suficiente del Cosmere como para  discutir sobre ello, decir si lo que digo tiene  lógica o es plausible. El segundo tipo me pregunta de qué libro he sacado eso.

Supongo que hay ejemplos de estos dos tipos de respuestas en cualquiera de los fandoms que he citado antes, pero no he podido dejar de observar que el inglés contiene más fans que saben acerca del Cosmere que no el español. Y es algo que realmente me molesta; “Pero Marina, es normal el idioma nativo de Sanderson es el inglés”,  alguien podría argumentar. Pero el lenguaje no tiene nada que ver. Bajo mi punto de vista, y creo que muchos estarán de acuerdo,  lo que hace que esto sea así es que Sanderson es un autor “nuevo” en España. Esto crea por un lado no sólo desconocimiento de la obra sino también poca gente con la que comentarla. Esto causa a su vez otro factor que es en esencia el principal motivo de desconocimiento del Cosmere.

jueves, 15 de enero de 2015

La magia de Brandon Sanderson [2/2]


Brandon Sanderson crea un nuevo sistema mágico para cada novela, y en cada una consigue que sea original, trabajado y coherente. No solo trabaja en Cosmere, como hemos visto en la publicación sobre las magias del Cosmere, sino que explora todo tipo de posibilidades y ocurrencias creando un abanico enorme donde el lector puede escoger. Dependiendo del género que sea la zona de confort del lector este siempre va a poder disfrutar de las historias del autor. Sus sistemas mágicos, más o menos coherentes, siempre son sorprendentes y en este post repasaremos los más interesantes englobados fuera del Cosmere.

miércoles, 14 de enero de 2015

La magia de Brandon Sanderson [1/2]


Nota: Este artículo contiene spoilers del funcionamiento de magias que en algunas novelas tan solo se desvela al final o tras algunos eventos importantes del argumento.

Dentro de las novelas de Brandon Sanderson encontramos sistemas mágicos que dentro de su variedad, siempre se rigen por las Tres Leyes de la Magia que él mismo postuló. Las magias que solemos encontrar dentro del Cosmere tienen puntos en común que una vez que nos fijamos son muy fáciles de descubrir. En cambio en las novelas fuera del Cosmere es quizá más complicado encontrar nexos de unión entre los sistemas mágicos. En este artículo trataremos de arrojar luz sobre los sistemas mágicos que se engloban dentro de las novelas de Cosmere (Nacidos de la bruma, El camino de los reyes, Elantris y El aliento de los dioses) y de ejemplificar las Tres Leyes de la Magia de Sanderson, además de tratar de dar una explicación coherente de cada sistema mágico. Los datos con los que hemos trabajado para realizar este trabajo son fruto de teorías de lectores, alentadas en ocasiones por el propio autor, además de ser resultado de un trabajo de recopilación de información exhaustivo. Recomendamos visitar el Glosario durante la lectura de este post, por posibles dudas ante términos.

martes, 13 de enero de 2015

Las leyes de la magia y su traducción


Como he comentado alguna vez por los rincones de internet, hace ya más de un lustro que volví a recuperar la fe en la literatura fantástica. Después de leer a Tolkien y a pesar de haberme encontrado por el camino algunos autores geniales como Michael Moorcock, Louise Cooper, Guy Gavriel Kay o Stephen R. Lawhead; gran parte de mi bagaje como lector de fantasía —y supongo que el de muchos de la época— estuvo marcado por Dragonlance, Reinos Olvidados y R. A. Salvatore. Y cansa, tanto que dejé el género por mucho tiempo. Pero en 2009, un barbudo de Wisconsin me hizo soltar los libros de McCarthy y de Murakami para volver al lugar en el que todo había comenzado. Con todo esto, quiero llegar a hacer entender que los lectores de fantasía tenemos en la actualidad la suerte de poder contar con gente como Rothfuss, Abercrombie, Weeks y toda una nueva ola de escritores del género que vienen decididos a demostrar que los moldes están para romperlos y que el género está más vivo que nunca.

lunes, 12 de enero de 2015

Hoid: el desconocido del Cosmere


Nota previa al artículo: Este artículo contiene gran número de spoilers de varias novelas de Brandon Sanderson como la trilogía de Nacidos de la bruma o la decalogía La guerra de las tormentas.

Hablar del Cosmere es muy complicado, intentar resumirlo todavía más. Pero para mí hay dos conceptos que ejemplifican y ayudan a resumir el  universo que Sanderson ha creado. Estos conceptos -si es que se les puede llamar así-  son Adonalsium y Hoid. Adonalsium es más cercano a un “concepto”, como habéis podido leer en el artículo de introducción al Cosmere, ¿pero, y Hoid?

Es un placer para mi poder acercaros un poquito más a la figura de Hoid. Para muchos de vosotros esta será la primera vez que oiréis hablar sobre él y algunos puede que ya sepan que es ese personaje que aparece en todas las novelas de Sanderson ambientadas en el Cosmere. Pero me temo que eso no es ni la mitad de lo que Hoid representa para este universo. Hoid es ese personaje que todos buscamos nada más comenzar un nuevo libro.

domingo, 11 de enero de 2015

Introducción al Cosmere


Uno de los aspectos más interesantes de Brandon Sanderson como autor es el popularmente conocido Cosmere. Sabemos que Sanderson tiene una cantidad de producción de obras muy elevada, que su escritura, aunque no perfecta, es muy efectiva y cuidada; que sus sistemas mágicos son de lo más original que hemos visto quizá en toda la fantasía épica. ¿En qué más puede destacar este autor? Brandon Sanderson ha ido desarrollando a lo largo de su carrera un universo llamado Cosmere en el que se engloban gran parte de sus trabajos. Para crear una analogía, Cosmere sería para Sanderson lo que el Silmallirion quiere ser para Tolkien, aunque salvando las enormes diferencias. El Silmarillion sería una reformulación del Gylfaginning (una especie de génesis de los mitos nórdicos) para explicar desde el inicio del mundo, toda la mitología de la Tierra Media. Cosmere va más allá, no se trata de ninguna enciclopedia, ni de ningún glosario. La primera vez que se menciona la palabra Cosmere es en El camino de los reyes [1]. Todos los datos que se tienen sobre Cosmere son “huevos de pascua”, pistas soltadas por doquier a través de las novelas y que los fans (a veces con ayuda del mismo autor) han ido recopilando en diferentes lugares (el principal sería el portal 17th Shard).

sábado, 10 de enero de 2015

El pozo de la ascensión y El héroe de las eras de Brandon Sanderson


Nota previa: Esta reseña conteniente spoilers de El imperio final al tratar sobre la segunda y tercera parte de una trilogía, pero no contiene spoilers de El pozo de la ascensión ni de El héroe de las eras.

El pozo de la ascensión
El pozo de la ascensión es la segunda entrega de la trilogía Nacidos de la bruma  y sigue la estela de El imperio final. Si esta primera novela se puede leer como tomo autoconclusivo, ocurre todo lo contrario con la segunda parte. El pozo de la ascensión es una novela puente entre el inicio y el desenlace de la trilogía y probablemente por esa misma razón pierde algo de fuerza durante su narración. La trama principal, a diferencia del primer tomo, no cierra, aunque sí que ata algunos cabos, deja el terreno llano para el desenlace de la trilogía.

Sanderson nos narra cómo Luthadel está inquieta y convulsa tras la muerte del Lord Legislador. Elend es elegido rey del dominio central pero este mismo tiene diferentes feudos cuyos lores quieren obtener el poder. En el tomo anterior el mal principal era el Lord Legislador, en este tomo la trama se torna mucho más política, repleta de intrigas palaciegas y traiciones. Como hemos visto en otras novelas  del mismo autor, Sanderson es una persona filosóficamente inquieta y utiliza tramas como la de Elend para reflexionar sobre la autoridad y el poder. Éste se planteará cuál es la mejor forma de gobernar a un pueblo y se debatirá entre ser demasiado totalitario o democrático. Ambas facetas acabarán aportando diferentes perspectivas a la historia y sus reflexiones irán cobrando profundidad. Vin tendrá otras inquietudes quizá más propias de la novela fantástica, pero aun así muy interesantes. ¿Qué es lo correcto? ¿Cómo hacerlo? O ¿Por qué? Son algunas de las preguntas que la joven alomántica tendrá responder  mientras trata de evitar atentado tras atentado contra la vida de Elend. Por otra parte, Sazed se encierra en si mismo y reflexiona sobre la religión, la cultura y la memoria histórica. Quizá de todas estas “tramas filosóficas” la que más me ha interesado ha sido esta por los temas tratados.


Siguiendo con los personajes, Elend que en la anterior novela tenía un papel totalmente secundario, cobra en esta segunda entrega un protagonismo equiparable al de Vin. Creo que es un personaje al que le falta carisma para enganchar al lector, pero cuyas reflexiones con un contenido de doble moral nos dejarán con el interrogante en la cabeza. Elend todavía juega un papel pasivo en esta novela, pero que irá incrementando en importancia según avance la novela. Vin es uno de los mejores personajes que ha creado Sanderson. Un personaje dotado de matices y de profundidad, con el que es muy sencillo conectar y que contiene todo lo destacable de los otros personajes. Hay escenas que rozan el Deus ex machina pero Sanderson sabe resolverlas de forma muy inteligente. La acción desarrollada por Vin es impresionante y en concreto, una escena a mitad del libro, está escrita con la intención de que se quede grabada en nuestra memoria. Personalmente Sazed como personaje me parece un tostón. Antes he dicho que su parte filosófica me parecía la más interesante, pero él como elemento de la novela me provocaba aburrimiento. Así como Elend y Vin tienen unos capítulos más dinámicos y ágiles, Sazed se pasa gran parte de la novela encerrado en un despacho. Algo que a mí me sorprendió tras leer el final de la anterior novela. Y hay un gran vacío, Kelsier. La novela adolece la pérdida del personaje más carismático de El imperio final.

Ilustración de Marc Simonetti para la edición brasileña de la trilogía. Fuente.
Se ha hablado mucho de que Sanderson es un personaje que hace una fantasía poco oscura. En Nacidos de la bruma la trama en general es oscura, un mundo donde no existen apenas los vegetales, donde no hay colores y apenas hay luz debido a las brumas; donde diferentes feudos desarrollan una lucha de poder. Hay esclavitud, muerte, pobreza, miseria y violencia. Pero si algo caracteriza las novelas de fantasía contemporáneas es por su crudeza y esto Sanderson lo evita de forma muy elegante. A pesar de que Vin mata a cientos de personas, jamás los escucharemos gorgotear, o arrastrarse por el suelo tras un reguero de sangre. Una vez que el enemigo muere, este desaparece. Tampoco veremos violaciones ni sexo. Este es un detalle que echo en falta cuando leo a Sanderson y que sí encuentro en otros autores como Abercrombie. 

El héroe de las eras
Y llegamos al volumen que cierra esta trilogía y quizá el que menos me gustó de los tres. Y no porque sea un libro flojo, o cojee en algún tramo, para nada. De hecho es el que tiene mejor ritmo de todos, donde los personajes despliegan todas sus habilidades, donde los combates son más trepidantes. No, El héroe de las eras falla de forma brutal en el final. La resolución del libro me pareció tan incoherente, tan sacada de la manga, que llegué a sentirme engañado por el autor. No os voy a dar más pistas porque sería rozar el spoiler.

Y repito, tan solo me quejo del final, por su incoherencia, por su Deus ex machina. La novela es la mejor de las tres por varias razones. El argumento funciona mejor que el de las dos novelas que la preceden, el ritmo está más controlado. Tanto el lenguaje y la narrativa han madurado considerablemente. Los personajes han adquirido profundidad y en respuesta a esto, una parte de oscuridad añadida.  En esta tercera novela el argumento se desarrolla frenético durante 770 páginas. Lo sé, son una barbaridad, pero Sanderson consigue que la trama no decaiga en ningún momento. Los personajes estarán en peligro constante y las respuestas a misterios serán cada vez más claras. 

Fan Art de Elend y Vin. Fuente.
Si tuviera que destacar algún elemento de las novelas de Sanderson, me quedaba sin pensarlo mucho con los sistemas mágicos. Por algo Miquel Barceló, en los prólogos de las ediciones de Nova dice que Sanderson hace una fantasía “científica”. El sistema alomántico, como bien explicó Sergio, tiene una lógica y coherencia espectaculares, además de ser totalmente original. En estos dos volúmenes vemos una evolución enorme respecto al inicio de la trilogía. El conocimiento sobre la alománcia y la ferruquímia va creciendo, y con ella sus posibilidades se vuelven inmensas. Sanderson aplica al 100% su teoría de las leyes de la magia y en mi opinión, en esta trilogía es donde más coherencia tienen. Son novelas que vale la pena leer tan solo por maravillarse con los metales y los Nacidos de la bruma.En El héroe de las eras se introduce un tercer elemento mágico, la Hemalúrgia (como habréis deducido, tiene algo que ver con la sangre).


Una vez terminada la trilogía queda una visión global de la misma. Cada uno de los libros se centra en un tema que destaca sobre el resto, en El imperio final el argumento central gira en torno a una revolución desde el pueblo skaa. El pozo de la ascensión los esfuerzos del gobierno de Elend por sobrevivir tras la revolución y el asesinato del Lord Legislador, en resumen, de cómo reestructurar un gobierno y una sociedad tras una crisis política; y el tercero  está más centrado en la mitología propia de la obra y en la religión, donde Sazed cobra su merecido protagonismo. En este último libro conocemos más sobre Ruina y Conservación y su papel tanto en la trilogía como en el Cosmere.

La trilogía, que empieza con una trama aparentemente simple, acaba con un final apabullante y totalmente inesperado. Sanderson ha creado una de las mejores trilogías de fantasía épica contemporánea, dejando atrás los tópicos y estereotipos que definen la fantasía clónica a la que estábamos acostumbrados. Brandon Sanderson tiene una secuela publicada de esta trilogía titulada Aleación de ley ambientada tres siglos después de estos hechos, y donde la sociedad se ha desarrollado industrialmente y hay electricidad y trenes de vapor, entre otros ejemplos. Esta secuela no sigue el tono épico de la trilogía si no que es mucho más humorística y desenfadada. Además Sanderson ha anunciado una segunda trilogía ambientada en el mundo de Nacidos de la bruma, aunque no tiene fecha.

Como conclusión, creo que si no os asustan unas páginas deberíais leer esta imprescindible trilogía. Sé que recomendé leer Elantris para los neófitos del autor, pero Nacidos de la bruma es cien veces más rompedora e impresionante que Elantris. Quizá Elantris es la presentación al autor, pero Nacidos de la bruma es la poción mágica que hará que el lector no pueda evitar (a partir del momento de terminar esta saga) buscar a Sanderson entre las estanterías de cualquier librería.

viernes, 9 de enero de 2015

La espada infinita: El despertar y Redención de Brandon Sanderson

Las novelas basadas en videojuegos, en películas o series de televisión suelen generar desconfianza entre el público lector de género o incluso ser consideradas un productor menor. Lo cierto es que son una excusa perfecta para acercar la literatura fantástica a un público más mainstream. Sin ir más lejos, la serie de novelas ambientadas en el universo de Warhammer tienen un público enorme, o las novelas basadas en el universo de Star Trek, Star Wars, Doctor Who o los videojuegos Assassin’s Creed o World of Warcraft. Personalmente no soy un lector que disfrute leyendo la novelización de algo que ya he visto, si generalizamos suelen ser productos hechos a prisa y corriendo para recoger el testigo de una moda o de algo que vende y trasladar esa marca a todos los productos posibles. Pero a veces vemos un nombre que destaca sobre el resto, en este caso Brandon Sanderson ha escrito y publicado dos novelas ambientadas en el videojuego Infinity Blade.

jueves, 8 de enero de 2015

El imperio final [Nacidos de la bruma #1] de Brandon Sanderson


En uno de los pocos momentos en los que no estuvo escribiendo el pasado año, Brandon Sanderson ofreció una charla en el festival Celsius 232 de Avilés. El autor de ‘Nacidos de la Bruma’ (‘Mistborn’ para los angloparlantes) llegó a soltar la siguiente frase que bien podría servirle de tatuaje a un editor: “Todos los lectores de fantasía queremos que nos maravillen”. Es una regla sencilla, breve y fácil de memorizar. Difícilmente podríamos contradecirla o buscar una sentencia que resuma mejor las expectativas de cualquier lector de género. Y sin embargo, pocos autores lo hacen como Sanderson.

Imperio Final’, el primer tomo de ‘Nacidos de la Bruma’, no solo es una novela que ‘maravilla’, si no también un libro que atrapa, que brilla por su originalidad y por su consistencia. Es el inicio de una trilogía –e incluso de varias sagas si atendemos a la secuela ‘Aleación de ley’ y a los tomos que probablemente le seguirán–, pero es también una novela totalmente autoconclusiva en la que se nos presenta una única trama de corte lineal, con un solo protagonista y una estructura que más que a una novela se parece a la de un relato largo. Y es que las claves de Sanderson parecen ser la sencillez y la efectividad.


Ilustración de Marc Simmoneti. Fuente.
En ‘Imperio Final’ seguimos el papel que desempeña la aparentemente desamparada Vin, una superviviente de las calles que ha acabado formando parte de una banda de delincuentes y que pertenece a un pueblo campesino esclavizado por la nobleza conocido como los skaa. La acompañaremos durante 688 páginas mientras descubre sus poderes alománticos y toma parte en una conspiración para acabar con el terrible Lord Legislador, una suerte de divinidad que gobierna desde hace siglos todo el mundo conocido utilizando a los misteriosos y siniestros inquisidores, figuras con clavos en lugar de ojos cuyo control de esta alomancia parece sobrehumano. Kelsie, un nacido de la bruma, es decir alguien capaz de dominar las diez ramas de la alomancia frente a los brumosos que solo pueden practicar una de ellas, ha decidido liberar a los skaa y de paso acabar con este Lord Legislador, para lo que no dudará en entrenar a Vin y enseñarle todo lo que sabe. No obstante, sus planes son un poco más descabellados de lo que deja entrever en un principio.

Como es habitual en Sanderson, la trama resulta incluso demasiado simple: una serie de personajes de escasa importancia se revela contra una gran figura de poder y con el sistema que le rodea. Se trata de una fórmula que ya ha repetido en varias ocasiones y que forma parte de títulos como ‘El aliento de los dioses’ o la novel juvenil de superhéroes y villanos ‘Steelhearth’. Sin embargo, para enriquecer toda esta historia y este universo, el autor de ‘Nacidos de la Bruma’ ha desarrollado uno de los sistemas de magia más interesantes y ricos que ha visto la fantasía moderna. La alomancia es la verdadera protagonista de toda la saga, una suerte de alquimia corporal que los brumosos  y los nacidos de la bruma pueden realizar ingiriendo y después quemando ciertos metales en el interior de sus cuerpos para obtener poderes como manipular las emociones, empujar y atraer metales o potenciar sus capacidades físicas, entre otras. No diremos más. El lector debe ir aprendiendo cómo funciona este curioso recurso que Sanderson explota hasta sus últimas consecuencias, y que le valen para escribir algunas de las escenas de acción más brillantes que se han escrito dentro del género.

Entre las virtudes de este ‘Imperio Final’ cabe destacar la ya mencionada agilidad de toda la obra. Más que pulido, el lenguaje que utiliza Sanderson resulta esmerilado. Más que sencillo, efectista. A lo largo de toda la obra el lenguaje funciona como una mera herramienta que sacrifica su calidad a favor de la espectacularidad de la trama. Así sucede que probablemente no haya ninguna frase que destaque. Con Sanderson no tenemos nada de la emotiva prosa épica de otros escritores como Patrick Rothfuss, ni una voz propia, cínica y refrescante como la de Joe Abercrombie. No veremos una trama retorcida, brillante y plagada de giros inesperados a lo George R.R. Martin. Todo en la novela de Sanderson ha sido refinado para ayudar al lector mantener la atención y visualizar en todo momento lo que ocurre. Sanderson domina tanto este recurso que logra dibujar y hacer comprensibles situaciones y escenas tan espectaculares que hacen palidecer las acrobacias marciales de ‘Matrix’ hasta hacerlas parecer poco más que un torpe combate de sumo.

Y es que en ‘Imperio Final’ todo parece haber sido pensado para resultar grandioso sin perder credibilidad, y al mismo tiempo encajar como en una novela negra. Incluso el autor se permite el lujo de incluir un epílogo en el que, a la manera de la novela policiaca, ata los posibles flecos sueltos y aclarar lo que un lector más suspicaz podría tomar por ‘licencias creativas’.

Hay muchas buenas novelas por las que vale la pena empezar a leer a este autor, pero probablemente ‘Nacidos de la Bruma’ sea una de las mejores obras para adentrarse en su trabajo, no solo por el claro ejemplo que representa de toda su obra, si no también por las puertas que abre a nuevas lecturas a través de sus secuelas. En serio, leer este libro tiene mucho que ver con observar un truco de magia con cartas. Al principio puede parecer que las posibilidades resultan demasiado limitadas, pero cuando la persona que mueve las manos y hace bailar los naipes tiene la destreza de Sanderson, una sola baraja da muchísimo juego.

Aviso sobre la edición electrónica:

Un último apunte, menos amable. En mi caso leí el libro a través de un lector electrónico. La edición de Ediciones B disponible en la tienda Kindle de Amazon ha estado disponible gracias a diferentes ofertas por menos de dos euros, y aunque ahora ronda los cinco, se puede conseguir ‘gratis’ junto a sus secuelas con esa especie de tarifa plana que es ‘Kindle Ulimited’. Sin embargo, la versión que yo tengo bajada desde hace varios meses tiene un molesto defecto y es que varias (muchas) palabras al final del renglón que han sido partidas en la versión física del libro aparecen también cortadas por guiones en el ebook. Cosas como 'ce-niza' o 'Impe-rio' que no es que estropee completamente la lectura, pero desde luego no le hace ningún favor.

Reseña: Sergio Llamas