martes, 24 de enero de 2017

Entrevista a Angela Slatter

Angela Slatter. Fotografía de Mark Cranitch.


Nota: esta entrevista se publicó en marzo de 2016 en Supersonic #4. Aquí podéis leer la versión original. Hoy la rescato para el Adopta una autora.


Alexander Páez: Desgraciadamente, aun no se han publicado tus libros en España. Cuéntanos algo sobre ti y tu obra.

Angela Slatter: Soy una autora australiana que escribe fantasía oscura y terror, y la mayoría de mis historias se basan en los cuentos populares. He publicado seis colecciones de relatos (Sourdough and Other Stories, The Girl With No Hands and Other Tales, Black-Winged Angels, The Bitterwood Bible and Other Recountings, así como Midnight and Moonshine y The Female Factory –estas dos últimas co-escritas con Lisa L. Hannett). En octubre saldrá mi séptima colección, A Feast of Sorrows: Stories, de la mano  de Prime Books y ¡que será mi primera colección en Estados Unidos! Mi primera novela, Vigil, saldrá publicada en julio gracias a Jo Fletcher Books en el Reino Unido, y sus secuelas -Corpselight y Restoration- verán la luz en 2017 y 2018, respectivamente. Me siento afortunada de haber ganado un World Fantasy Award, un British Fantasy Award, y cinco Aurealis Awards. Ésta es mi web y merodeo por Twitter como @AngelaSlatter.

AP: Escribes cuentos y relatos, aunque antes te decantabas más por las historias o la ambientación de terror. ¿Por qué te mueves en estos géneros?

AS: Siempre me han gustado los cuentos populares, ya que fueron las primeras historias que me leyeron cuando era pequeña, por lo que ocupan un lugar especial en mi corazón. Para mí nos vinculan al pasado, y no me refiero solo al pasado reciente de nuestra infancia, sino a uno más lejano en el que la gente se sentaba entorno al fuego, que mantenía alejado la oscuridad, y contaba historias que eran realmente advertencias (por ejemplo, si caminas en el bosque y te sales del camino, serás devorado por un lobo). La ficción especulativa es un género que me atrae porque es la literatura de la posibilidad; te permite hacer volar tu imaginación. En tanto en cuanto mantengas la coherencia en el mundo que hayas construido, puedes hacer lo que tu imaginación y tus sueños te dicten. En lo que se refiere a los cuentos, me encanta que escondan mucho más de lo que se ve a simple vista; me gusta que, en sus variantes más antiguas, sean advertencias, cuentos de terror para nuestros antepasados, y también me gusta que podamos leer mensajes cifrados en ellos. Es estupendo que podamos reclamarlos del proceso de “Disneyficación” que han sufrido, y de las manos de gente miedosa tratando de “limpiarlos” para que las historias fueran aptas para niños. ¡Es bueno asustarse! ¡Te prepara para la vida!

AP: ¿Qué te ha inspirado a retomar los cuentos?


AS: Cuando decidí que quería dedicarme a escribir en serio, probé varios géneros, uno de ellos el chick lit o literatura femenina, pero no conseguí sentirme cómoda hasta que empecé a trabajar rescribiendo cuentos populares. El primero fue The Little Match Girl (La Pequeña Cerillera), y la historia me vino tan rápido que la terminé en una tarde. Entonces comprendí que había encontrado mi sitio.
Retomo los cuentos populares porque me gusta enfrentar al lector a una historia antigua pero desde una nueva perspectiva, despojándola de la capa civilizada y poco amenazadora que incorporan muchas de las versiones nuevas, para llegar hasta las cosas espantosas que se esconden dentro. Creo que es un reto, tomar algo tan familiar y transformarlo en una cosa desconocida, jugando con la idea alemana del unheimlich. Una de las razones por las que me encanta el trabajo de Angela Carter es porque ella consigue esto de manera brillante, y leer su The Bloody Chamber por primera vez fue toda una revelación, una luz que arrancó las vendas de mis ojos y que abrió mi mente.

AP: ¿Es esa una de las razones por las que te gusta tanto reescribir este tipo de narrativa?

AS: Siempre he dicho que, a un nivel básico y crucial, escribo para gestionar mis miedos. Algunos son terrores infantiles pero, si puedo escribir sobre ellos y trabajarlos, puedo controlarlos. Hay una razón por la que el primer cuento que reescribí es La Pequeña Cerillera: de pequeña, recuerdo a mi madre leyéndomelo por primera vez y mi llantina por el final tan cruel. Supongo que representaba para mí el miedo nada irracional de no ser querida, de estar sola, de perder a mi familia. Cuando escribí mi propia versión, me aseguré de que el personaje principal fuera voluntarioso, que tomara sus propias decisiones y las riendas de su vida (aunque su final no sea feliz). Además, tengo que hacer aquello que me satisfaga. ¿Estoy demasiado loca? O, quizás, simplemente me guste escribir cuentos.

AP: Cuentas con una bibliografía envidiable, el aplauso de la crítica y muchos reconocimientos. También tienes un doctorado en Escritura Creativa y numerosos trabajos publicados. ¿Cómo haces para escribir?

AS: Tengo la suerte de ser escritora freelance desde hace cuatro años y no he tenido que hacer malabares para compatibilizar un trabajo de oficina con escribir, aunque lo tuve que hacer cuando estudiaba, pues tenía que trabajar para pagar las facturas, y seguía escribiendo y editando historias para forjar mi carrera. Escribo casi todos los días; cuando no lo hago es porque me estoy documentando o atendiendo a otros menesteres asociados con este trabajo (¡como contestar a las preguntas de una entrevista!), o escribiendo sinopsis, editando, corrigiendo galeradas, o planificando el próximo proyecto. Los últimos meses han sido duros porque no me organicé bien, así que he estado tratando de terminar una novela y otra novella, así como dos colecciones de relatos… casi he terminado, pero ¡tendré más cuidado en el futuro!

AP: ¿Qué ha inspirado Of Sorrow and Such

AS: Me pidieron escribir una novella y tenía el personaje de Patience de un par de historias de mi primera colección Sourdough and Other Stories (ella aparecía en “Gallowberries” como una jovencita y en “Sister, Sister” como una anciana). Siempre quise saber qué le había sucedido en medio de esos cuentos y quería contar esa historia. Medité mucho sobre la forma en la que nuestro pasado puede volver para perseguirnos, incluso si tratamos de vivir una vida ejemplar y hacemos todo lo posible por expirar nuestros pecados de juventud. He leído mucho sobre las brujas, tanto en obras históricas como de ficción, y me rondaba un cuento antiguo que había leído en un libro que mi padre me dio hace más de treinta años sobre brujas que se transformaban en gatos. Quería utilizar aquello de alguna manera, y también quería trabajar y trastocar ideas sobre las brujas y las hermandades femeninas, tejiéndolas en una mezcla de cuento folk y popular… y quería que las mujeres terminaran sanas y salvas al final.

AP: ¿En qué estás trabajando en este momento?

AS: Ahora mismo estoy editando una novella titulada Darker Angels que va a incluirse en la colección A Feast of Sorrows. Estoy a punto de comenzar a corregir la novela Corpselight y tengo encargados cuatro relatos para escribir. Tengo otra novella más para editar, además de buscarle una editorial que la publique, y he empezado a documentarme para un libro sobre las películas de vampiros de la trilogía Karnstein de la Hammer Horror. ¡Necesito ponerme a escribir mi nueva novela, Restoration, para Jo Fletcher Books! Y también tengo que incorporar las correcciones finales de una nueva colección The Tallow-Wife and Other Tales, que es el tercer libro que cierra la serie Sourdough.

AP: Tus historias incorporan personajes femeninos fuertes. ¿Cuán importante es para ti que estén presentes en tus historias?

AS: Es muy importante: soy una mujer, ¿por qué no iba a escribir sobre personajes femeninos? Es importante que en fantasía haya voces femeninas que no siempre digan “Oh, ¿no habrá ningún hombre grande y fuerte que venga y me rescate? ¡Se me ha caído el bikini plateado!”

AP: ¿Crees que ha cambiado el papel de las autoras en el género fantástico?

AS: Espero que sí, que estemos ampliando la audiencia y que cada vez más lectores apuesten por descubrir lo que ofrecemos a través de nuestros cuentos. No todo el mundo quiere reescribir Conan, El Bárbaro. Hay muchas mujeres que están escribiendo fantasía maravillosa como Kate Elliott, Kristin Cashore, Elspeth Cooper o Juliet Marillier, y el trabajo de Sara Douglass es increíble.

AP: ¿Cuál es tu autora favorita?

AS: ¡Es demasiado difícil elegir solo una! Propongo una lista, aunque no esté completa de ninguna manera: Tanith Lee, Angela Carter, Margo Lanagan, Zen Cho, Nnedi Okorafor, Lisa L. Hannett, Damien Angelica Walters, Juliet Marillier, Nalo Hopkinson, Barbara Hambly, Caitlín R. Kiernan, Aliette De Bodard ... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada